CORRECCIÓN DE TEXTOS
No caigas en el peor de los errores: el silencio.
Walt Whitman, "No te detengas".
El trabajo de corrección requiere de un ojo entrenado que se percate de las ambigüedades y sutilezas del idioma, tanto como del uso de los signos de puntuación.
La labor del corrector es muy importante en tanto que permite esclarecer ciertos escritos, brindando una mayor organización a las ideas y revisando la cohesión, o sea, el uso de conectores y expresiones, para que un texto sea claro y se lea adecuadamente.

En el caso de la literatura, la corrección debe considerarse como parte del proceso de escritura de un texto, ya que más allá de la inspiración, surge un lenguaje que debe adecuarse a ciertas normas. La literatura, sin embargo, puede muchas veces romper esas reglas. Lo importante es que si es esta la intención del autor, el juego discursivo quede bien planteado.

Con respecto a lo mencionado anteriormente, la corrección de un texto literario implica considerar la escritura como una técnica que puede perfeccionarse. Esta es una discusión de larga data, inspiración vs. técnica, la cual no desarrollaré ahora. Sin embargo, debo decir que en mi opinión, es necesario revisar y corregir un texto, puesto que este proceso no sólo le da seriedad y calidad a un escrito, sino también, le otorga una mayor madurez.